EL LEGADO

“Su nuevo plan de pensiones le dará una gran seguridad en el futuro a su vencimiento”, me dijo la interventora del banco. Parece que fue ayer, y hace tanto tiempo… Han sido más de 50 años. Inicios difíciles partiendo de cero en un país que no se parece en nada al de ahora y en una profesión que poco tenía que ver con lo que se ha convertido en nuestros días. Clientes sin hojas de encargo y juzgados sin ordenadores. Ahora estoy a punto de jubilarme, de colgar la toga. Acostumbrado como estoy a asesorar a mis clientes en la redacción de testamentos, elaborar cuadernos particionales y liquidar impuestos de sucesiones, nunca me hubiera imaginado que tendría tanto vértigo en este momento de mi vida. De lo que estoy seguro es de cuál será mi legado más importante: mi despacho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s