A PEOR FORTUNA

Siempre que le llegaba un cliente reclamando algo que le parecía legítimo se implicaba al máximo, aunque no estuviese bien pagado. Así empezó. De aquello hace ya más de veinte años. Más tarde llegarían las noches de vigilia preparando juicios y ensayando ademanes ante el espejo. Con cada sentencia aprendía algo nuevo. En los buenos tiempos hubo que asesorar a algún importante empresario sobre desvío de capitales. Alguno de ellos sigue entre rejas. Vacaciones un año en Bahamas, otro en la Isla de Pascua… Mujeres y dinero. Tenía todo lo que quería. Ahora todo es más real. La mayoría de sus clientes le piden consejo sobre cómo eliminar de sus hipotecas la cláusula suelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s