Unos abuelos denuncian que no les dejan ver a sus nietos pese a una sentencia a su favor

La abuela saca de una bolsa los efectos personales de sus dos nietos, que guarda como un tesoro. Un cochecito de juguete del niño, que ahora cumple los 8 años; el sombrero y la banda de tela que le pusieron en la escuela para su graduación de Educación Infantil; el atrapasueños que le servía para alejar sus pesadillas por la noche; y unos collares que la más pequeña, de 6 años, les hizo en el colegio con sus nombres.

Impresión de página completa

Christopher (67 años) y Valerie G. (65) son dos jubilados británicos que viven desde hace una década en Tolox. La pareja pide ahora a los tribunales que se ejecute la sentencia del juzgado de Primera Instancia Nº 5 de Marbella en la que se determinó el régimen de visitas de los abuelos paternos tras la separación de los padres de los niños. Una sentencia que establecía el derecho de los abuelos paternos a tener a los menores un fin de semana al mes -a determinar por la madre y sin interferir en los periodos en los que el padre tuviese derecho de visitas y estancia- y a llamarlos por teléfono un día a la semana.

Pero a pesar del fallo favorable para los abuelos con fecha de 17 de diciembre de 2012, dicen que su exnuera ha impedido una y otra vez todo contacto con los nietos llegando incluso a cambiar de domicilio a Marbella sin avisar, según denuncian Christopher y Valerie. No ven ni hablan con normalidad con sus nietos desde junio del año 2011, hace más de dos años. Y todo a pesar de que criaron a los niños más de tres años.

Convivencia continuada

Así lo explica José María Alonso, abogado de Christopher y Valerie, quien señala que debido a los horarios de trabajo de los padres de los niños -él, disc-jokey; ella, bailarina-, los primeros años de la vida de los pequeños transcurrieron con sus abuelos paternos y con una tía que vivía con ellos. «Durante más de tres años, Christopher y Valerie los crían y mantienen, preocupándose de su desarrollo y de su evolución en el colegio. Varios informes psicopedagógicos acreditan el extraordinario avance de los pequeños durante el tiempo en que viven en Tolox, donde se encuentran además plenamente integrados en la comunidad y donde sus abuelos son muy queridos», indica Alonso. De hecho, los abuelos tenían una autorización firmada por los padres para que los niños vivieran con ellos.

El problema llega con la ruptura de los padres de los niños. La madre solicita la custodia y denuncia al padre por malos tratos. Christopher y Valerie pasan de convivir con sus nietos a no verlos más. Ni siquiera pueden volver a hablar con ellos para explicarles por qué han dejado de estar presentes en sus vidas.

Para Christopher y Valerie, la vinculación con sus nietos debe quedar al margen del conflicto que mantienen su hijo y su expareja y piden a la madre de los niños que no los utilice como arma arrojadiza. «Entendemos que quiera empezar de cero, incluso que se haya mudado, pero tenemos derecho a hablar con los niños», explica Valerie, quien señala que intentaron por todos los medios llegar a una solución amistosa con ella, pero que decidieron denunciar ante los impedimentos que ponía y a que incluso llegó a sugerir que, si querían ver a los niños, tendrían que pagar una cantidad económica.

Los abuelos explican que la relación con su exnuera siempre fue superficial y que desconocen si la denuncia por violencia de género es fundada. La relación también ha empeorado con su propio hijo hasta el punto de que actualmente no tienen contacto y ni siquiera saben si se celebró el juicio contra él. Una situación que provoca que ni siquiera puedan ver a los niños cuando al padre le toca estar con ellos.

Ocho meses después del fallo favorable de la jueza, la situación sigue igual. La frustración de Christopher y Valerie ha llegado a su nivel más alto al conocer que existen posibilidades de que la madre de los niños vuelva al Reino Unido en compañía de los menores. «Tememos que, por la edad de los niños, se olviden de nosotros; es muy doloroso pensar que para ellos ya somos unos extraños», se lamenta Valerie. Este periódico ha tratado sin éxito de contactar con la madre de los niños para que ofrezca su versión de los hechos.

http://www.diariosur.es/v/20130817/malaga/unos-abuelos-denuncian-dejan-20130817.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s