¿Qué es el juicio de faltas?

El juicio de faltas es un procedimiento sencillo para enjuiciar las infracciones penales leves denominadas faltas. Se resuelve mediante un juicio rápido ante el juzgado de instrucción.

 Cada año se celebran en la capital más de 15.000 juicios de faltas. En la imagen, un plenario en la Ciudad de la Justicia.

Art. 962 LECrim: Cuando la Policía Judicial tenga noticia de un hecho que presente los caracteres de falta tipificada en el artículo 617, en el artículo 623.1 cuando sea flagrante o en el artículo 620 del Código Penal, siempre que en este último caso el ofendido sea alguna de las personas a las que se refiere el artículo 173.2 del mismo Código, cuyo enjuiciamiento corresponda al Juzgado de Instrucción al que se debe entregar el atestado o a otro del mismo partido judicial, procederá de forma inmediata a citar ante el juzgado de guardia a los ofendidos y perjudicados, al denunciante, al denunciado y a los testigos que puedan dar razón de los hechos.

 

Al no ser preceptiva la intervención de abogado y procurador, no se concede abogado del turno de oficio para este tipo de procedimientos, pudiendo en estos casos acudir tanto el denunciante como el denunciado a defender sus derechos e intereses personalmente sin asistencia letrada.

El plazo para interponer la denuncia es de seis meses desde que se produjeron los hechos.

Cuando se denuncian faltas relativas a violencia doméstica y determinados hurtos, la policía cita a las partes para el juicio señalado de forma inmediata para su celebración en el juzgado de guardia. Se trata del denominado juicio inmediato.

En las restantes faltas el juicio se celebra bien en el juzgado de guardia o en el juzgado de instrucción, si no resulta posible la citación inmediata de las partes y testigos.

En este caso el Juez dispone de un plazo de 7 días para el señalamiento y celebración del juicio.

El juicio de faltas se celebra para las denuncias por las siguientes faltas:

-Infracciones leves en el ámbito familiar consistentes en agresiones que no causen lesión o que, de causarla, sea de carácter leve.

-Amenazas

-Coacciones

– njurias

-Vejaciones

-Hurtos flagrantes por valor que no exceda de 300,51 €

Tramitación del juicio de faltas.

Cuando la policía tiene conocimiento directo o recibe una denuncia por un hecho sancionado como falta, distinta de las de violencia doméstica o hurto flagrante, practica las investigaciones esenciales y urgentes para la comprobación del hecho, informa a la persona que denuncia, a la ofendida y a la perjudicada de sus derechos y remite inmediatamente el atestado al juzgado de guardia.

Al recibir el atestado de la policía o la denuncia directamente en el juzgado de guardia, el juicio puede celebrarse de forma inmediata si:

– El denunciado está identificado

-Es posible citar a las personas que deban acudir a la vista a celebrar mientras dure el servicio de guardia.

Desarrollo del juicio de faltas:

– Lectura de la denuncia.

– Declaración de los testigos y práctica de las pruebas propuestas por el denunciante y el fiscal y admitidas por el juez.

– Declaración del acusado.

– Declaración de los testigos y práctica de las pruebas propuestas por el acusado y admitidas por el juez.

– Intervención de las partes para exponer su informe en apoyo de sus pretensiones, siguiendo siempre el mismo orden: fiscal, denunciante y acusado.

El juez dicta sentencia al finalizar el juicio. Si no fuera posible, dispone de un plazo de tres días.

La sentencia se notifica a las partes, también a las personas ofendidas y perjudicadas por la falta aunque no hayan sido parte. Tiene derecho a que en la notificación se le informe de los recursos que proceden, el plazo para su presentación y el órgano judicial ante el que deban interponerse.

 

Contra la sentencia cabe recurso de apelación ante la audiencia provincial en el plazo de cinco días desde su notificación. Durante ese periodo tiene derecho a consultar el procedimiento en la secretaría del juzgado.

La apelación se formaliza mediante un escrito que se presenta en el juzgado que dictó la sentencia. En él debe exponer, ordenadamente, los motivos en que base su recurso relativos a incumplimiento de normas y garantías de procedimiento, error en la valoración de las pruebas o infracción de normas jurídicas.

También debe fijar un domicilio para notificaciones en el lugar donde tenga su sede la audiencia.

Admitido el recurso por el juez, si el escrito reúne los requisitos exigidos se da traslado a las demás partes por un plazo común de 10 días para que, si lo estiman conveniente, hagan alegaciones. Transcurrido este plazo o presentados los escritos de alegaciones se remiten los autos a la Audiencia.

Si la Audiencia lo estima necesario podrá celebrarse una vista a la que se cita a las partes para que comparezcan ante el tribunal y expongan sus pretensiones.

La víctima de la falta tiene derecho a ser informada del señalamiento. El tribunal dispone de un plazo de cinco días desde la celebración de la vista para dictar la sentencia de apelación o de diez días desde la recepción de los autos, cuando no se estima necesario convocar vista.

La sentencia se notifica a las partes. Las personas ofendidas y perjudicadas tienen derecho a la notificación de sentencia aunque no se hayan mostrado parte.

Contra dicha sentencia no cabe recurso. Los autos se devuelven al juzgado para su ejecución. Cuando la sentencia es firme, el juzgado procede inmediatamente a su ejecución sin necesidad de que las partes lo soliciten.